Por fin podremos respirar libres de humos

Quienes me conozcan saben que no fumo y en las kedadas siempre pido sentarme en la otra punta contraria a los fumadores. No es que me caigan mal, no, es que sencillamente no soporto el humo. Por su olor desagradable y cómo se queda perenne en la ropa y en el pelo, sí, pero principalmente por que sé perfectamente que es muy dañino para la salud y porque me afecta mucho a la alergia constante que padezco (me irrita los ojos, me hace toser, me termino encontrando fatal).  Así que, me vais a permitir que suelte…. OLE, OLE y OLE…

Seguir leyendo