A voces

El otro día estoy tranquilamente comprando un dulcecito en una panadería cercana a mi casa y en esto que entra una señora por detrás y de repente escucho, pero como si hubiese dos altavoces a plena potencia detrás mía: “Niñaaaa, cómo ánda? Uy, que te veo morená y tó, muxa playa , que sí, eh? Si á te igo guarrona, aquí trabajás ná. Mi marío sí que se muele palos” Yo no me meto con la manera de hablar de la señora ni su vocabulario ni nada, cada uno es muy libre de tener el que quiera, pero es absolutamente…

Seguir leyendo